El final de 'Yellowjackets' da respuestas y abre una sorprendente puerta a su segunda temporada
Movistar
El final de 'Yellowjackets' da respuestas y abre una sorprendente puerta a su segunda temporada

'Yellowjackets' ha sido una de las revelaciones de finales de 2021 y, sobre todo, del principio de 2022. La historia del equipo de fútbol adolescente atrapado en los bosques canadienses y cómo llevan el trauma algunas supervivientes 25 años después ha ganado espectadores semana a semana y cierra su primera temporada dando respuestas y profundizando más en el delicado estado mental de sus protagonistas.

Por Marina Such - 18 Jan 2022

Para el servicio de streaming de Showtime, Yellowjackets ha sido una revelación. Lo ha sido también en cuanto a obsesión en Reddit por encontrar pistas ocultas que resolvieran los misterios de la serie y a ruido mediático, pero lo que contaba para la cadena a la hora de renovarla, los datos de visionados, han sido más que satisfactorios en streaming, solo por detrás de Dexter: New Blood como mejor lanzamiento de una serie nueva y, además, ha conseguido que el público femenino volviera a la cadena después de Shameless.

Todo esto le garantizó una segunda entrega, y saber eso permite afrontar el último episodio de su primera temporada de otra manera. Porque sabemos que las desventuras de Natalie, Shauna, Taissa y Misty van a continuar y que tendremos más oportunidades de saber qué les pasó realmente en aquellos bosques donde quedaron atrapadas tras sobrevivir a un accidente de avión. Y no fue en absoluto bonito.

(A partir de aquí habrá spoilers)

Las respuestas del final de 'Yellowjackets'

El último capítulo responde algunas de las incógnitas que se habían estado manejando desde el principio de la serie. Por ejemplo, descubrimos que, durante sus momentos de sonambulismo, Taissa tiene una personalidad mucho más oscura y hasta peligrosa. Ese altar que encuentra su mujer con la cabeza del pobre perro y el muñeco de su hijo es bastante perturbador. Lo es más cuando nos enteramos de que, en 1996, es su novia Van, y no ella, quien se entrega con más facilidad a ese culto que empieza a formarse alrededor de Lottie.

Lottie es una de las que más "aprovecha" su estancia en los bosques en 1996.
Lottie es una de las que más "aprovecha" su estancia en los bosques en 1996.

Lottie, por cierto, tiene parte de un episodio dedicada a ella sola para que comprendamos de dónde viene su comportamiento después del accidente. Toma medicación porque padece algún tipo de esquizofrenia, pero deja de hacerlo al poco de estar atrapadas en las montañas. Empiezan entonces sus visiones, su convencimiento de que hay alguna entidad sobrenatural en el bosque, y no falta quienes comienzan a seguirla como si fuera la líder de una secta. El título del último episodio, Sic transit gloria mundi, es la expresión latina con la que se presenta al nuevo Papa.

El lento camino de Lottie hacia convertirse en esa Reina de la Cornamenta que vimos en el piloto cristalizó en la "fiesta" en la que los hongos alucinógenos sacan el lado más primario y violento de las chicas. Es el primer momento en el que se plantean matar a alguien siguiendo un ritual, y también la primera vez en la que todas siguen ciegamente a Lottie. Igualmente, el retrato de Shauna es uno de los mejor llevados de Yellowjackets porque los momentos de rabia y de oscuridad que vemos de vez en cuando bajo el plácido exterior de la Shauna adulta se exponen por completo en 1996.

Shauna reprime tanto lo que siente y piensa de verdad que, cuando lo deja salir, es una bomba. La discusión con Jackie se veía venir desde que se montaron en el avión, pero no pudimos prever que tendría esas consecuencias tan devastadores. Yellowjackets desmonta todas las teorías que sostenían que Jackie no estaba muerta con el descubrimiento de su cadáver helado a la puerta de la cabaña, y el grito de pena y culpabilidad de Shauna. No es de extrañar que, 25 años después, todavía se esfuerce más por controlar sus verdaderos sentimientos.

Melanie Lynskey, Tawny Cypress, Juliette Lewis y Christina Ricci son las Yellowjackets adultas.
Melanie Lynskey, Tawny Cypress, Juliette Lewis y Christina Ricci son las Yellowjackets adultas.

La otra respuesta que obtenemos es quién está detrás de las postales con el símbolo y de la muerte de Travis, y no es otra que la propia Lottie, que en estas dos décadas ha formado una secta con todas las de la ley, con sus acólitos vestidos de forma similar y su agenda oculta e inquietante. Que secuestren a Natalie de su habitación del motel abre la puerta a que, en la segunda temporada, sepamos si Lottie ha ido perdiendo cada vez más la cabeza o si pretende algo concreto. ¿Puede ser que ella se quedara en los bosques cuando las demás fueron rescatadas?

Hasta llegar ahí, de todos modos, el episodio deja una escena repleta de un maravilloso humor negro con las cuatro amigas deshaciéndose del cadáver de Adam según las instrucciones de una Misty que asusta con su eficiencia en esos menesteres. Y su asistencia a la reunión por el 25º aniversario de su promoción del instituto está presidida por el mismo tono juguetón (esa entrada épica de las cuatro a los sones de Come out and play, de The Offspring), mezclado con los recuerdos y la culpabilidad que suscita en ellas el homenaje que se hace al equipo de fútbol.

Esa exploración del trauma que todas han intentado enterrar, y de las tóxicas dinámicas que se desarrollan entre ellas en el bosque, es lo más destacado de la serie. En el aislamiento de las montañas, se dejan llevar por sus rencillas y sus envidias porque no hay normas ni necesidad de disimular. Cuando regresan a la vida "normal", lo que más les cuesta es ponerse otra vez las caretas porque sus monstruos interiores no pueden esconderse otra vez. No basta con reprimirlos y no mencionarlos nunca porque van con ellas a todas partes. De sí mismas no pueden huir.