'The Wilds' demuestra con su temporada 2 ser la alumna aventajada de 'Perdidos'
Críticas
'The Wilds' demuestra con su temporada 2 ser la alumna aventajada de 'Perdidos'

Dentro del subgénero "jóvenes atrapados en una isla", la serie 'The Wilds' es una de las que mejor ha sabido qué hacer con ese concepto y cómo desarrollarlo. Su temporada 2 en Amazon Prime Video ha demostrado que la primera no fue un golpe de suerte y ha expandido y vuelto aún más brutal todo su mundo.

Por Marina Such - 12 May 2022

Es curioso que el viernes pasado coincidieran los estrenos de dos series juveniles que mandan a sus protagonistas a encontrarse a sí mismos a islas en medio de ninguna parte, sin que ellos sepan realmente a lo que van. Por un lado, Bienvenidos a Edén en Netflix lleva a cinco adolescentes a una comunidad que promete que va a ayudarles a encontrar el camino de la felicidad, aunque es fácil sospechar desde el principio que dicha comunidad es más una secta que un retiro espiritual. A un retiro es a lo que les dicen que van a los protagonistas de The Wilds, solo para fingir un accidente de avión y meterlos, sin su consentimiento, en un experimento psicológico y de comportamiento.

La primera temporada de la ficción de Amazon Prime Video sorprendió por situar a chicas en ese predicamento y por no tener miedo a la hora de explotar su concepto. La inevitable sombra de Perdidos volaba sobre ella, pero también demostraba que se había quedado con la principal bondad de aquellos náufragos: centrarlo todo en los personajes. The Wilds, en realidad, ni siquiera tiene un misterio porque casi desde el principio sabemos que todo está orquestado por Gretchen Klein, la típica científica arrogante que cree estar en posesión de una verdad única y que no piensa en nada más que en demostrar que tiene razón.

La temporada 2 prometía bastantes cambios porque entraban en la ecuación ocho chicos que para Klein eran el grupo de control y, al mismo tiempo, tenían que servir para probar su teoría de que las mujeres serían capaces de sobrevivir y de crear comunidad antes que ellos, y con muchos menos conflictos internos. Y a eso se han dedicado los episodios, a mostrar las desventuras de ambos grupos como si uno se mirara en el espejo del otro.

'The Wilds' ha expandido su mundo añadiendo a chicos a la mezcla.
'The Wilds' ha expandido su mundo añadiendo a chicos a la mezcla.

De hecho, algunos de los personajes masculinos tenían fáciles contrapartidas en los femeninos. Raf, por ejemplo, cumplía el papel de Leah de ser nuestro guía para conocer al resto del grupo, y también estaba colgado de una pareja que, en realidad, no le convenía, aunque por diferentes razones. Sin embargo, el lado obsesivo de Leah la acerca más a Seth, con la diferencia de que este tiende a llevar sus obsesiones hasta el punto de explotar haciendo daño a los demás. Cuando una de las chicas sufre algo similar, su respuesta es autolesionarse y retraerse sobre sí misma.

El expansivo Ivan recuerda mucho a Fatin hasta en tomar una mala decisión en aras de que está haciendo lo correcto, y Kiran cumple a la perfección el arquetipo del deportista arrogante e insultante, pero está lejos de la obsesión por la perfección de Rachel. En realidad, sus carencias afectivas lo convierten más en el reflejo de Toni. Comparten algunos rasgos de personalidad, pero su comportamiento es diferente porque sus entornos son diferentes. Y porque lo que la sociedad entiende como características masculinas y femeninas son distintas.

The Wilds consigue que nos interesen los chicos al contraponerlos a ellas. Aterrizan en la isla cuando el grupo original ya ha pasado dos semanas allí y tardan mucho menos que ellas en implosionar. Aunque den la sensación de forjar comunidad mucho antes, en realidad es una alianza frágil y que funciona contra alguien, más que en favor del grupo. Los actos de Seth y las reacciones de los demás a ellos ayudan a matizar a personajes como el propio Kiran y a Ivan, que junto con Raf son los que mejor construidos están.

Rachel Griffiths es Gretchen Klein, la mente detrás de todo en 'The Wilds'.
Rachel Griffiths es Gretchen Klein, la mente detrás de todo en 'The Wilds'.

Algunas críticas han apuntado que los chicos no eran necesarios en The Wilds, que la trama podría haber funcionado perfectamente sin ellos, y en parte es cierto. La trama subyacente en la temporada 2 ha sido ese enfrentamiento soterrado entre Leah y la doctora Klein en el que la adolescente ha ido utilizando en su favor las ideas preconcebidas sobre ella hasta lanzar un torpedo a la línea de flotación de todo el experimento. Pero para lo que sí hacían falta los chicos es, precisamente, para cimentar del todo el estatus de Klein como la villana de la función.

Una villana un poco torpe, por cierto, porque su ojo a la hora de elegir a un tipo inestable y obsesivo capaz de vejar a uno de sus compañeros para aliviar sus ansiedades ya debería invalidar todo su proyecto, pero está demasiado encantada de haberse conocido como para admitir la derrota. No ve a los adolescentes como personas, sino como sujetos de su experimento, nada más que ratas de laboratorio. Y ahí, si pretendes demostrar que las mujeres pueden organizarse de manera más eficiente con menos conflictos, necesitas a los hombres para compararlo y probar tu hipótesis.

En ese aspecto, The Wilds ha mostrado hasta qué punto pueden diferenciarse, pero también los aspectos que tienen en común, y esos serán cruciales para esa tercera temporada sobre la que Amazon no se ha pronunciado, pero hacia la que se han estado construyendo todos los episodios. Se ha producido el merger, como dicen en Survivor, la unión entre los dos grupos, y ahora se verá si de verdad han aprendido algo de su experiencia. Y si la próxima entrega no acaba siendo Battle Royale.