'Pajares & cia' va más allá de la crítica a las comedias de Pajares y Esteso
Atresplayer
'Pajares & cia' va más allá de la crítica a las comedias de Pajares y Esteso

Las películas que hicieron juntos Andrés Pajares y Fernando Esteso marcaron toda una época no solo del cine, sino también de la sociedad española. 'Pajares & cia', la docuserie recién estrenada en ATRESplayer Premium, quiere ir más allá y traza también una crónica de cómo el mayor éxito puede estar acompañado de un complicado declive.

Por Marina Such - 24 Jan 2022

En su programación especial para Navidad, RTVE Play estrenó un programa especial, titulado ¿Quién se ríe ahora?, en el que varias humoristas echaban la vista atrás a los chistes más populares que se contaban en televisión durante los años 80 y 90, chistes sobre malos tratos, homosexualidad y otros asuntos que, vistos desde la perspectiva actual, hasta pueden resultar ofensivos. Al principio de Pajares & cia, la docuserie que acaba de estrenase en ATRESplayer Premium, es inevitable no acordarse de ese programa y del incansable debate sobre los límites del humor.

Varios de las entrevistados traen a colación dicho debate al hablar del enorme éxito que alcanzaron las películas que Andrés Pajarés y Fernando Esteso rodaron con Mariano Ozores. En aquellas comedias era muy habitual encontrarse no solo a mujeres desnudas con las excusas más peregrinas, sino también bromas sobre "mariquitas" (como se decía entonces) y otras que, siendo justos, ya entonces suscitaron críticas salvajes en la prensa cinematográfica.

Los bingueros pudo ser la película española más taquillera de 1979 (costó algo más de un millón de pesetas y recaudó casi 198 millones), pero lo que Pajares & cia establece es que no hacía falta verla con la perspectiva de 2022 paa calificarla como rancia. Y, sin embargo, al mismo tiempo estaba reflejando cómo era una sociedad española que estaba saliendo de las brutales represión y censura franquistas y estaba deseosa de entregarse al desenfreno. O, al menos, de verlo en salas de fiestas y en el cine.

Pajares y Esteso se convirtieron en los dos actores más taquilleros de España.
Pajares y Esteso se convirtieron en los dos actores más taquilleros de España.

Estas docuseries funcionan a veces como curiosidades sociológicas. Del mismo modo que Raphaelismo enseña el control que el régimen ejercía sobre la cultura, esta docuserie muestra el caldo de cultivo que permitió que dos actores de teatro que se habían hecho un nombre con sus espectáculos en salas de fiestas se transformaran en, como apunta David Trueba en un episodio, la sublimación del ciudadano medio de aquella España que se asomaba a la democracia y a la libertad.

Resulta muy interesante ver cómo la puesta en contexto de aquellas películas no las justifica: a Pajares y Esteso los convirtieron en estrellas, pero para las actrices que participaban en ellas (y en otras producciones del Destape) fueron un obstáculo casi insalvable para continuar con sus carreras. Y a Pajares, por ejemplo, le costó que lo vieran como un actor serio capaz de algo más que intentar ganar un dinero fácil y reaccionar torpemente excitado ante una mujer desnuda.

Andrés Pajares y Fernando Esteso, en el rodaje de 'Pajares y CIA'.
Andrés Pajares y Fernando Esteso, en el rodaje de 'Pajares y CIA'.

Desde el principio, la serie utiliza como nexo de unión la última etapa de la carrera del intérprete, en la que muchos espectadores lo recuerdan más hablando de sus problemas familiares en los programas del corazón. Pajares & cia quiere salir de ahí recordando la importancia que el actor madrileño tuvo en la historia moderna del cine español, con sus luces y sus sombras, y cómo sus películas representaban el punto en el que se encontraba la sociedad entre finales de los 70 y casi toda la década de 1980.

Pajares & cia consigue mantener el difícil equilibrio entre reivindicar el papel que aquellos intérpretes y aquellos filmes jugaron en la historia reciente de España y, al mismo tiempo, no ignorar lo que eran. Quizá sea Antonio Resines quien mejor lo resuma asegurando que eran todas muy malas, pero que tenían unos títulos que merecían un premio.