L'Opéra

V.O: L'Opéra 2021
  • 1 temp.
  • Drama

Ficha técnica

Productores/as:
Florence Levard
,
Gladys Brookfield-Hampson
Directores/as:
Cécile Ducrocq
,
Dirk Verheye
,
Inti Calfat
,
Stéphane Demoustier
Reparto:
Ariane Labed
,
Raphaël Personnaz
,
Sam Louwyck
,
Suzy Bemba
Guionistas:
Benjamin Adam
,
Cécile Ducrocq
,
Simon Jablonka
Ver serie

Cuando los sueños chocan con la realidad, la frustración suele conducir a la tragedia. Conviene tener esto presente antes de lanzarse a ver L’Opera, la serie dramática de acento francés que se ambienta en la trastienda del ballet. Tal y como se viene demostrando en cine y televisión, éste es un contexto caracterizado por una atmósfera hipercompetitiva, la cual da pie a historias muy intensas en lo dramático, con personajes al borde del abismo mental y físico.

En el caso de L’Opera, la ficción sigue los pasos de Zoe Monin, una “étoile” —primera bailarina en francés— de la Ópera de París, que parece querer tirar su carrera por la borda tras sufrir una grave lesión de rodilla. Alcohol, sexo, drogas... Su falta de profesionalidad está empezando a afectar a su cuerpo y a poner en duda su estatus en la ópera. Y ahora más con la llegada de un nuevo director, Sébastien, dispuesto a acabar con los privilegios de las veteranas.

Esto pone a Zoe en una situación muy delicada debido a su declive; pues, a partir de ahora, las decisiones se tomarán en base al rendimiento y no a la experiencia. Para colmo, la protagonista deberá lidiar también con Flora, una joven negra que entra como becaria en el cuerpo de baile y que esconde un enorme talento. Sin embargo, ella también tendrá sus problemas: el color de su piel no está bien visto en un mundo tan arcaico como el del ballet francés.

Estrenada por primera vez en junio de 2021, L’Opera está creada por Cécile Ducrocq, guionista, actriz y directora, con experiencia en la escritura de series televisivas. Su currículum incluye su participación en títulos conocidos, como Maison Close, Oficina de infiltrados o Call My Agent, que también exploraba los entresijos del mundillo artístico. Cabe señalar, además, que Ducrocq ganó el César a Mejor Cortometraje por La contre-allée en 2016.

Con el cineasta Stéphane Demoustier (La chica del brazalete) al frente de la dirección, Ducrocq apuesta por ofrecer una visión tridimensional de la historia a partir de los conflictos personales de tres protagonistas con luces y sombras: Zoe, la bailarina estrella caída en desgracia; Flora, la aspirante de 19 años que solo tiene unos meses para demostrar su valía; y Sébastien, flamante, ambicioso y extravagante, obsesionado con hacer brillar la Ópera como sea.

En la vida real, el trío principal está interpretado por: Ariane Labed (Trigonometry), Suzy Bemba (Kandisha) y Raphaël Personnaz (Anna Karenina). Junto a ellos, participa en la ficción un elenco formado por algunos nombres a tener en cuenta: Sam Louwyck (La tregua); Damien Chapelle (Nox); Briggite Sy (Zone Blanche); Maud Jurez (Le Chalet); Yannick Renier (Inspectora Marleau); Sarah Le Picard (Quadras); o Mehdi Djaadi (Hipócrates), entre otros.

A esto habría que añadir un cuarto personaje: el Palais Garnier, también conocido como Ópera de París o Palacio Garnier en español. Es uno de los edificios más emblemáticos del IX Distrito de París. Diseñado por el arquitecto Charles Garnier a petición de Napoleón III, el Palais Garnier se empezó a construir en agosto de 1861 y, actualmente, simboliza para muchos la cuna de la danza clásica, allí donde se forman los mejores bailarines del mundo.

De alguna forma, el Palais Garnier desempeña el papel de espejo del mundo presente, lleno de fallas e injusticias, pero también con momentos de unión. Por supuesto, este escenario refleja también la naturaleza poderosa y exigente del ballet. Y sobre todo, del ballet “a la francesa”, queriendo transmitir la serie la idiosincrasia del país por buscar la perfección hasta en los más mínimos detalles, perpetuando la tradición mientras enfrenta la modernidad.

Sin embargo, detrás de su envoltorio elegante, el ballet esconde un entorno de competitividad, ego y envidia; un terreno viciado y peligroso tanto en lo físico como en lo mental. La francesa L’Opera se atreve a sumergirse en ese mundo, a través de tres caminos en paralelo donde se da un choque entre sueño y realidad, ambición y sufrimiento, pureza y corrupción. Sin duda, una historia fascinante que se coló entre las mejores series de su temporada.