Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas

V.O: Bad Vegan: Fame. Fraud. Fugitives. 2022
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Chris Smith
Guionistas:
Chris Smith
Ver serie

Wild Wild Country, The Jinx, A los gatos ni tocarlos... Netflix lleva tiempo sorprendiéndonos con historias tan inverosímiles que parecen inventadas. Pero no, son tan reales como la vida misma. Pasa igual con Sarma Melngailis, la mujer que, después de casarse con un hombre misterioso que le juró que su perro podría ser inmortal, vio cómo su vida de éxito saltaba por los aires. Es la base de Bad Vegan: Fama, fraudes y fugas. Un título increíble para una historia increíble.

Empecemos por el principio. Sarma nace en Massachusetts en 1972 y se gradúa en Economía por la Universidad de Pennsylvania. Luego se muda a Nueva York y comienza a trabajar para las empresas de inversión más potentes. De un volantazo, abandona su carrera y se inscribe en el French Culinary Institute, una de las escuelas privadas de cocina más importantes del país. Solo dos años después de graduarse, en 2001, abre el restaurante Commissary, sin apenas éxito.

En 2004, Melngailis inaugura Pure Food and Wine, una propuesta de vanguardia que sorprende a todo el gremio gastronómico por su innovación. El restaurante vegano se convierte en el sitio más de moda de Nueva York, hasta el punto que empieza a ser frecuentado por personalidades como Bill Clinton o Alec Baldwin. Nuestra protagonista lo tenía todo, pero su destino cambiaría para siempre al conocer a Shane Fox, con quien se acabaría casando en 2012.

Para entonces, Melngailis ya había expandido su negocio y el dinero corría como la pólvora. Su esposo la convenció para que vaciara la caja del restaurante y le diera a él la pasta. Y es que Fox le había prometido que así podría hacer realidad sus sueños: desde ampliar —todavía más— el emporio gastronómico hasta convertir a su perro en un ser inmortal. Sólo había una condición: que Sarma hiciese todo lo que él le pidiera sin rechistar. Ahí vino la debacle.

Tras un cúmulo de malas decisiones, movimientos de dinero a la cuenta de Fox y demás, Sarma y su marido huyen después de estafar a sus trabajadores —no cobraban desde hacía 8 meses— y robar del restaurante casi 2 millones de dólares. Como prófugos, se esconden en un motel de Tennessee. Sin embargo, cuando al fin están a salvo de la policía y sus perseguidores, cometen un error fatal: Fox pide una pizza a Domino’s usando su nombre real, Anthony Strangis.

Éste es el resumen de una historia salvaje, extraña, prácticamente increíble. Quizás sea por ello que Netflix decidió confiar en alguien experto en contar relatos imposibles. Estamos hablando, cómo no, del cuatro veces nominado al Emmy Chris Smith, productor ejecutivo de Tiger King y director de otros documentales como Fyre o la premiada Jim & Andy, que detalla el polémico proceso creativo del actor Jim Carrey para interpretar a Andy Kaufman en Man on the Moon.

Esto último no hace más que sumar argumentos para ver Bad Vegan, aunque lo cierto es que la propia historia real ya debería justificar su visionado. El viaje que protagonizó Sarma Melngailis para pasar de ser “la reina vegana” a “la fugitiva vegana” esconde infinidad de detalles locos y estrambóticos. Un cuento de hadas en cuatro partes que acabó transformándose en pesadilla y que, ojo al giro final, cuenta con la participación de la propia protagonista. ¿Quién da más?